Cinco pasos para organizarse y ahorrar

Ahorrar una parte de nuestros ingresos para estar en condiciones de financiar algún tipo de necesidad futura es un valor muy apreciado por las personas. De hecho, en los hogares chilenos existe una inquietud generalizada en tal sentido: un análisis de la Asociación de Bancos e Instituciones Financieras muestra que en Chile la tasa de ahorro doméstica bordea el 10% de los ingresos, cifra que está cerca de la mediana de los países de la OCDE (10,4%).

Sin embargo, para mucha gente ahorrar de manera regular se hace cuesta arriba, a menudo por falta de hábitos, un punto donde es clave tanto gastar menos de lo que se gana, como contar con objetivos claros y alcanzables.

Hábitos clave

Cualquiera sea el motivo, si el propósito es ahorrar dinero de manera constante y no fallar en el intento, es deseable adquirir hábitos como los siguientes:

1. Establecer claramente las metas. Es complicado cumplir un plan de ahorro si no se sabe con exactitud para qué se está guardando el dinero. Con un objetivo bien establecido, será más fácil resistir la tentación de gastar.

2. Reducir los gastos. Lo ideal es manejar un presupuesto mensual que identifique cada uno de los gastos en orden de importancia y analizar cuáles podrían suprimirse, diferenciando entre deseos y necesidades.

3. Tomar decisiones en pareja o familia. La idea de ahorrar se concreta con mayor facilidad cuando existe un esfuerzo de todos los integrantes del hogar por satisfacer una necesidad o anhelo que se convierte en una meta común.

4. Separar una cantidad de dinero mensualmente. No es conveniente esperar a que acabe el mes para ver si quedó algo de dinero y ahorrarlo, porque pocas veces da resultados. Lo recomendable es, apenas recibido el sueldo, guardar una parte en algún tipo de instrumento financiero. Y no es tan relevante si la cantidad es pequeña o grande, lo importante es crear el hábito de ahorrar sistemáticamente.

5. Mantenerse informado. Es deseable estar actualizados respecto a los temas relativos con ahorro e inversión, para lo cual se puede pedir orientación al ejecutivo de su banco.

Programa de ahorro automático

Una conveniente alternativa de ahorro es aprovechar las oportunidades que brinda el mercado financiero.

Un buen ejemplo de lo anterior es el Ahorro Automático en Fondos Mutuos (PAC) de BBVA, con el cual es posible fijar la cantidad de dinero que mensualmente se destinará a ahorro.

Este monto es descontado automáticamente de la cuenta corriente un día del mes predeterminado por el cliente, e invertido en algún fondo mutuo de su elección, de acuerdo a su perfil de riesgo y objetivos individuales de ahorro.

El PAC de Fondos Mutuos de BBVA es una opción de ahorro cómoda, dado que permite realizar el proceso vía internet. No exige un monto mínimo de inversión ni una comisión de salida, y puedes retirar el ahorro cuando quieras (los fondos para liquidez y ahorro tardan sólo un día hábil en estar en la cuenta corriente, y en el caso de aquellos fondos dedicados a inversión la espera es tres de días hábiles). Además, a cada PAC de Fondos Mutuos puedes le poner un nombre que refleje el objetivo por el cual estás ahorrando. Por ejemplo: ‘Mundial Rusia 2018’.

Como se observa, ya sea con el fin de ordenar las finanzas, estar tranquilos o cumplir los sueños, cuando uno se fija la meta de guardar dinero hay que ser ordenados y disciplinados. Y en esto no hay excusas: existen mecanismos sencillos para ser sistemáticos en el ahorro y variadas alternativas para sacarle el mayor rendimiento posible de una manera segura.

¿Te pareció interesante?
¡Compártelo!