Consejos para sacar partido a los ingresos extras

Durante el año suele ocurrir que, además del sueldo, las personas reciben algún dinero extra. Cualquiera sea el origen –un bono, un aguinaldo, devoluciones de impuestos, una herencia o incluso un premio o un regalo– se trata de una oportunidad perfecta para ahorrar, sobre todo si no existen necesidades de primera prioridad o compromisos apremiantes que exijan utilizar dicho ingreso.

Para qué y cuándo

Existe una serie de pasos y consejos que pueden ayudar en el objetivo de ahorro:

El desafío inicial no es otro que definir para qué ahorrar, por ejemplo, financiar las vacaciones, renovar el auto, remodelar la casa, liquidar deudas o simplemente constituir un fondo para emergencias. Otro factor relevante es el plazo. Es decir, determinar en cuánto tiempo más necesitamos disponer del dinero.

Teniendo claro el para qué y el cuándo, a continuación el camino lógico es buscar opciones que permitan que ese dinero genere intereses y rentabilidad, de acuerdo al objetivo y plazo fijados. Para ello las alternativas son variadas y la elección de un instrumento o alternativa de ahorro dependerá –en gran medida– de si uno se siente más cómodo asumiendo mayor o menor riesgo.

En este proceso bien vale la pena tener presente estos dos simples consejos:

  • Si no se poseen conocimientos especializados, es mejor elegir instrumentos de ahorro e inversión de fácil uso y administración, y pedir asesoría en el banco.
  • Es importante recordar que usualmente los instrumentos financieros que ofrecen un mayor rendimiento potencial también son los que están expuestos a una mayor volatilidad en el tiempo, pudiendo pasar por períodos de pérdida.

Fondos mutuos, una buena alternativa

Entre los productos disponibles para invertir los recursos extra, y que ofrecen alternativas para diversos objetivos, plazos y niveles de riesgo, destacan los fondos mutuos.

En términos generales, estos instrumentos operan con los aportes monetarios de diversos partícipes, conformando un fondo que es gestionado por profesionales altamente capacitados. El patrimonio del fondo es invertido en distintos instrumentos financieros por los equipos de inversiones y es lo que compone la cartera de inversión del fondo. Esta es una de las ventajas más importantes de los fondos mutuos, dado que por su intermedio una persona accede a mercados altamente sofisticados a los que es muy difícil entrar de forma individual, beneficiándose por ende con las importantes ganancias que éstos pueden llegar a generar. En términos prácticos, la cartera de inversión del fondo es lo que define cuál es la alternativa correcta para nuestros propósitos:

1. Si se mantener un dinero de forma constante para enfrentar imprevistos y que se mantenga en el tiempo aunque no deje mucha rentabilidad una buena elección es el Fondo Mutuo BBVA Disponible. Si la intención es ahorrar para un propósito concreto dentro de un plazo definido, por ejemplo vacaciones, casa, auto, ampliación de la casa, entre otras cosas, el Fondo Mutuo BBVA Valor Plus o el Fondo Mutuo BBVA Familia son opciones adecuadas.

2. En cambio, si la idea es guardar el dinero y que crezca en el tiempo (es decir invertir), los fondos Activa son una excelente opción, porque mezclan el mundo de instrumentos conservadores con otros más riesgosos. Por ello, acá es relevante qué tan cómodo se siente uno con el riesgo, y en ese sentido existen variadas posibilidades:

a. Perfil Agresivo: Fondo Mutuo BBVA Activa A.

b. Perfil Moderado: Fondo Mutuo BBVA Activa D.

c. Perfil Conservador: Fondo Mutuo BBVA Activa E.

¿Te pareció interesante?
¡Compártelo!